Crítica: Perdiendo el norte

perdiendo_el_norte-772997722-large

Cine de círculo, círculo de cine.

“…Que esto ya pasó, que la historia pierde siempre la memoria y la vida es circular…”. Esta es la máxima que reza una de las canciones de la banda sonora de Perdiendo el norte, la nueva película de Nacho G. Velilla, cuya filmografía se basa fundamentalmente en la producción de comedias con cierto trasfondo crítico. En este caso, la mirada se centra en la generación de jóvenes españoles que deciden emigrar a Alemania en busca de un futuro que en España no tienen la esperanza de poder hallar. Sin embargo, el esperado paraíso se desvela farsa una vez se experimenta la verdadera realidad.

Con un casting potente y un guión en el límite de la exageración, tanto de gags como de estereotipos – véase el personaje interpretado por Miki Esparbé, mezcla de dos iconos de la series de la historia televisiva española reciente: Luisma de Aída (2005- 2014) y Coque de La que se avecina (2007-actualidad) – , la película supone una revisión y actualización del film de Pedro Lazaga Vente a Alemania, Pepe (1971), que tenía como centro la ola de emigración española de los años 60 al país germano.

Si el sistema capitalista que rige el mundo occidental está condenado a la existencia cíclica de prosperidad y crisis, ¿está también la historia del cine – en este caso español – condenada a producir una y otra vez la misma película? El cine, como expresión artística, reflexiona sobre la contemporaneidad y tiene la capacidad inherente, tanto a nivel técnico como narrativo, de devenir documental. En este contexto, Perdiendo el norte constituye una propuesta interesante y fresca, ofreciendo un dispositivo audiovisual que podría asimilarse a cualquier producto comercial de la factoría norteamericana. Como contrapunto a este perspectiva más amable con el público general, podrían enmarcarse películas como 10.000 km, ofreciendo un punto de vista distinto a la misma historia o realidad actual.

Y si la memoria, el ciclo y la historia son también protagonistas indiscutibles de esta propuesta, remarcable es el acierto del personaje magníficamente interpretado por José Sacristán, enfermo de Alzheimer, en cuya confusa y olvidadiza voz oímos decir: “…Que esto ya pasó, que la historia pierde siempre la memoria y la vida es circular…”.

(Texto de 2015)

Advertisements

Author: Vanessa LP

Llicenciada en Comunicació Audiovisual per la Pompeu Fabra, la meva trajectòria professional s’ha encaminat més cap a la comunicació corporativa, tant en l’àmbit públic com en el privat. No obstant això, la meva passió pel cinema ha fet que sempre estigui connectada amb l’actualitat audiovisual i la seva pràctica, a través de formació en Anàlisi de Guió i Crítica Cinematogràfica, la col·laboració en projectes audiovisuals i la participació en certàmens i festivals. Vaig formar part del Jurat Jove del Festival de Sitges l’any 2013 i, més recentment, del Festival Americana el 2017. Al 2009 vaig col·laborar en l’espai web enelcine.es escrivint crítiques de forma setmanal i des de març de 2017 col·laboro a la revista de cinema El Cinèfil, amb textos sobre llargmetratges i curtmetratges. Sigui en format curt o llarg, considero que el cinema és una eina profundament poderosa per a transmetre idees, emocionar i reflexionar sobre la nostra realitat.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s