Crítica(s): El primer día…

Versión: medio especializado

Retazos de vida conforman la historia

Una fotografía, sobre pantalla táctil de luz, de una fotografía en color, sobre papel fino brillante, de una fotografía en sepia, corroída, sobre cartón duro acabado en cenefa. El paso del tiempo a través de marcos que relatan un momento vivido que ya jamás volverá, mientras cada segundo presente sigue deviniendo pasado a cada segundo que marca, implacable, el reloj.

Sobre esta obsesiva y filosófica idea matrioskana, se construye la película del joven realizador francés Rémi Bezançon, El primer día del resto de tu vida (2008), que explica la historia de una familia a lo largo de 12 años. Aunque con diferencias esenciales, el film posee un punto de partida similar al increíble, singular y revolucionario proyecto-experimento de Richard Linklater Boyhood (Momentos de una vida) (2014). Si bien el anterior parecía filmar la vida en sí misma asimilando el tiempo del rodaje al tiempo real y focalizaba la mirada en el niño convertido en adulto, la película francesa simula el devenir de los años a través de una acertada dirección artística y descentraliza el punto de vista para dar voz a cada uno de los familiares. Sin embargo, en ella también permanece la honorable misión de captar el invisible paso del tiempo y la transformación inevitable que supone en el individuo.

La muerte, como sentencia y resultado inequívoco del transcurso de los años, está inteligentemente presente desde el inicio del film, cuando el hijo mayor decide aceptar la derrota sacrificando al perro que ya no oye ni ve ni prácticamente come. Al humano (personaje y director), impotente, sólo le queda el marco como única herramienta de atrapar el tiempo a su paso. Y Bezançon utiliza el marco de manera brillante. El puzle de retazos constante – en el que se incluyen el preciso montaje (merecedor de uno de los tres César que recogió la película, junto al de actriz y actor novel) y una estudiada banda sonora – confiere a la propuesta una lectura que sobrepasa el melodrama que sirve de base. El collage (ya en los créditos iniciales, en el comedor, en la habitación de la hija, en el lavabo en forma de pintadas), los fragmentos de vídeo (el Súper 8 casero de los créditos iniciales y proyectado hacia el final), la secuencia fotográfica (la fruta que se pudre, la flor que se marchita, la madre que envejece) e incluso los mismos episodios encapsulados en que se divide el film son elementos que ahondan repetidamente sobre esta misma idea existencial, dotando de un interesante y potente subtexto a esta obra de otra manera amable y comercial.


Versión: medio generalista

Una historia familiar sobre el paso del tiempo

Esta familia es tu familia” reza el eslogan de la película de 2008 del joven director francés Rémi Bezançon, El primer día del resto de tu vida. A través de los episodios vividos por cada uno de los miembros de una familia en años distintos, de cambio sustancial para el sujeto protagonista, se construye la historia de una familia de cinco miembros (padre, madre, hijo mayor, mediano e hija pequeña) a lo largo de 12 años.

La película fue merecedora de 9 nominaciones a los premios César, obteniendo finalmente tres de ellos: a mejor actor y actriz revelación, y a mejor montaje. Y es que precisamente uno de los grandes atractivos de la película es su trabajo de edición, de ritmo frenético, casi hipnótico y completamente en sinergia con la excelente banda sonora. Así, la historia se construye por capítulos muy bien armados, iniciados por un título de grafismo totalmente integrado en la imagen, alterando el punto de vista entre los diferentes personajes y siempre con el foco en un mismo tema: el paso del tiempo y el cambio que supone en el individuo. La vida y la muerte, la evolución de las relaciones, la memoria, los recuerdos y retazos de pasado capturados en collages de fotografías son elementos muy presentes en esta propuesta, estableciendo un diálogo existencial con el espectador que va más allá del aparente melodrama.

(Texto de 2015)

Advertisements

Author: Vanessa LP

Llicenciada en Comunicació Audiovisual per la Pompeu Fabra, la meva trajectòria professional s’ha encaminat més cap a la comunicació corporativa, tant en l’àmbit públic com en el privat. No obstant això, la meva passió pel cinema ha fet que sempre estigui connectada amb l’actualitat audiovisual i la seva pràctica, a través de formació en Anàlisi de Guió i Crítica Cinematogràfica, la col·laboració en projectes audiovisuals i la participació en certàmens i festivals. Vaig formar part del Jurat Jove del Festival de Sitges l’any 2013 i, més recentment, del Festival Americana el 2017. Al 2009 vaig col·laborar en l’espai web enelcine.es escrivint crítiques de forma setmanal i des de març de 2017 col·laboro a la revista de cinema El Cinèfil, amb textos sobre llargmetratges i curtmetratges. Sigui en format curt o llarg, considero que el cinema és una eina profundament poderosa per a transmetre idees, emocionar i reflexionar sobre la nostra realitat.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s