Crónica: Americana Film Fest 2017

11_Americana Film Fest.png

Formar parte del jurado de un festival de cine es una experiencia enriquecedora. Tienes la oportunidad de ver un gran número de películas en pocos días y, aunque apenas hay tiempo para hacer una pausa o picar algo, la alegría y la curiosidad inundan los pasillos de salida, la calle y la entrada al cine para llegar de nuevo rápidamente a las salas y seguir descubriendo y disfrutando de aquellas voces autorales que el festival nos acerca y nos da la oportunidad de visionar en pantalla grande.

El Americana es un festival pequeño, con apenas cuatro ediciones de vida, y desprende el cariño y la ilusión de la gran familia que lo creó y que lo mantiene vivo, haciéndolo más grande año tras año. Desde la imagen del festival – fresca y creativa – hasta la proximidad con la que sus creadores se relacionan in situ y en las redes sociales, todo en esta muestra de cine independiente americano refleja la esencia de su existencia: un encuentro entre amigos cinéfilos para promover y disfrutar de lo último del arte cinematográfico, en este caso, made in USA.

Formando parte del jurado de La Casa del Cine pude disfrutar enteramente de la sección Next y de algunas joyas elegidas entre la sección Tops, aunque quedaron por ver grandes propuestas que espero recuperar más adelante como, por ejemplo, Christine o Life, animated y Lovetrue, de la sección Docs.

Desconfiar más del humano que del fantasma (Another Evil); transitar, con picardía y un humor inquebrantable, por un mundo hostil (The 4th); apostar por relaciones artificiales, facilitadas por la tecnología, por encima de las humanas (Creative Control); la incapacidad para construir una vida adulta, más allá de una niñez idealizada y presuntamente feliz (Donald Cried); la realidad de un sistema – educativo – que se desploma, producto de la corrupción y la incompetencia (My Entire High School Sinking into the Sea); o cómo sobrevivir, con dignidad, en un entorno inundado de violencia (Kicks)… Éstas son algunas de las ideas que, a mi parecer, se desprenden de la sección Next, aquélla que da voz a los nuevos talentos del cine, aquéllos que destacan por una personalidad capaz de trazar un diálogo con la realidad presente y futura, que demuestran un espíritu crítico, creativo e inspirador capaz de llegar y atravesar los corazones y las mentes del público.

El común denominador de la juventud americana – representada por estos autores seleccionados – resulta claro e indiscutible: el desencanto y la desconfianza como principal reacción ante una sociedad que parece haber olvidado los valores humanistas esenciales. El talento y la creatividad se unen para, con propuestas muy diferentes (el realismo de bajo presupuesto de Another Evil y The 4th, junto a la solidez formal de Donald Cried y Kicks, y el virtuosismo artístico o técnico de My Entire High School Sinking into the Sea y Creative Control), ahondar y hacer frente a la realidad contemporánea, marcada por la intolerancia y la falta de diálogo de unos gobiernos cada vez más conservadores y corruptos.

En esta línea se construía ya el spot del festival, que representaba la abducción del supuesto votante medio trumpiano con la voz en off del actual presidente americano. Aunque no unánimemente como en Sitges, por ejemplo, donde el ya clásico King Kong atrapando al avión y lanzándolo al mar de su imagen despierta fervientes pasiones, el clip de Americana arrancaba algunas risas y aplausos. Marca también de la personalidad del festival, ya que si bien en Sitges el foco es puramente cinéfilo y de adoración y referencia al séptimo arte, en el caso de Americana se hace imposible apartar la vista de la realidad, apostando por un enfoque más crítico y arriesgado.

El resto de secciones, Tops y Docs, ofrecieron también la posibilidad de abrir el abanico temático y reflexionar sobre realidades más generales: la autoaceptación, la soledad, la enfermedad, la muerte, el amor… Líneas argumentales universales que, aunque no exentas de ser en el fondo también reflejo de un momento social y político concreto, centraban el foco en el análisis de grandes verdades humanas. De propuestas frescas como Closet Monster (con un arranque formal deslumbrante en su rítmico montaje y preciosa fotografía), a originales y surrealistas como Swiss Army Man (fantástico divertimento visual con un gran trasfondo reflexivo), a consolidadas y fuertemente personales como Certain Women (de un preciosismo singular de la realidad y la rutina), y a vibrantes y emocionales como James White (con un excelente y arrollador trabajo actoral).

23 largometrajes, 10 cortos, 2 seminarios y algunas Moritz después finalizaba la cuarta edición del festival Americana, con Swiss Army Man como ganadora del premio del público y My Entire High School Sinking into the Sea del premio del jurado joven. Una asistencia de 6.128 personas a las salas de los cines Girona y en su inauguración en el Phenomena muestran un incremento del 20% del público respecto a la edición anterior, consolidando el certamen como uno de los imperdibles de la ciudad condal.

Una servidora se queda con ganas de más, de asistir a nuevos festivales, nuevas ediciones y nuevas propuestas… Por lo tanto, what’s Next?

Advertisements

Author: Vanessa LP

Llicenciada en Comunicació Audiovisual per la Pompeu Fabra, la meva trajectòria professional s’ha encaminat més cap a la comunicació corporativa, tant en l’àmbit públic com en el privat. No obstant això, la meva passió pel cinema ha fet que sempre estigui connectada amb l’actualitat audiovisual i la seva pràctica, a través de formació en Anàlisi de Guió i Crítica Cinematogràfica, la col·laboració en projectes audiovisuals i la participació en certàmens i festivals. Vaig formar part del Jurat Jove del Festival de Sitges l’any 2013 i, més recentment, del Festival Americana el 2017. Al 2009 vaig col·laborar en l’espai web enelcine.es escrivint crítiques de forma setmanal i des de març de 2017 col·laboro a la revista de cinema El Cinèfil, amb textos sobre llargmetratges i curtmetratges. Sigui en format curt o llarg, considero que el cinema és una eina profundament poderosa per a transmetre idees, emocionar i reflexionar sobre la nostra realitat.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s