Crítica: Whiplash

07_Whiplash

En la obra teatral Pigmalión (y en su representación en el cine, My Fair Lady – G. Cukor, 1964) ya aparecía la figura del maestro que, lejos de considerar a su objeto de estudio como sujeto, pretendía moldear a la criatura a su gusto con el simple fin de demostrar – y demostrarse a sí mismo – la transcendencia de su acto. Whiplash (Damien Chazelle, 2014), aunque con un desarrollo muy distinto y centrando la mirada en el joven músico aprendiz, explota hasta el límite esa premisa. En este caso, protagonista y antagonista, aunque contrarios, se ven movidos por un mismo objetivo: encontrar algo cercano a la perfección, representado por una figura que destaque brillante entre la masa, que de sentido a su existencia de búsqueda constante, y que les ofrezca la posibilidad de transcender a su tiempo, uno por virtuoso y el otro por ser el empuje de su aparición, el autor de su descubrimiento.

Continue reading “Crítica: Whiplash”

Advertisements