Crítica: Los mundos de Coraline

Cartel.jpg

Una niña curiosa y con ganas de aventura que se haya entre dos mundos, tecnología y medios innovadores, y una estética visual y auditiva de ensueño son los ingredientes de la nueva película de Henry Selick, director de Pesadilla antes de Navidad y James y el melocotón gigante, entre otras.

INNOVACIÓN TECNOLÓGICA Y GUSTO ESTÉTICO SE UNEN EN ESTE CUENTO INFANTIL

Coraline es una niña de 11 años que se acaba de mudar con sus padres a una nueva casa, lejos de sus amigos y rodeada de vegetación, teniendo como únicos vecinos dos exvedettes con una estantería llena de perros disecados, un ruso saltimbanqui y un tanto extravagante, y un niño parlanchín que suele ir acompañado de un misterioso gato. Sus padres están desbordados de trabajo y no le prestan la mínima atención, de manera que decide investigar la casa en busca de algo de diversión. Todo empieza con una pequeña puerta oculta, que la llevará a una realidad paralela donde todo es alegría y atenciones… Pero lo que en un principio parecía el sueño ideal llegará a convertirse en una gran pesadilla.

Continue reading “Crítica: Los mundos de Coraline”

Advertisements